Laboratorio de Ingeniería Sísmica
del Instituto de Investigaciones en Ingeniería (INII)
Teléfono: 2253-7331 - Fax: 2224-2619
© 2009 - 2017 UCR

Sitios instrumentados

Jardín Botánico Lankester

Sensores de pozo del Laboratorio de Ingeniería Sísmica

Desde sus inicios en los años 1980, el personal del Laboratorio de Ingeniería Sísmica (LIS) se ha dado a la tarea de instalar acelerógrafos (instrumentos para la medición de sismos) en “campo libre”. El campo libre es aquella condición en superficie de un sitio en la que se puede registrar un sismo sin que la señal sea afectada por la interacción con las estructuras. También, se han colocado acelerógrafos en distintos niveles de edificios como hospitales, oficinas centrales del INS, torres Paseo Colón, entre otros, para monitorear el comportamiento de dichas estructuras a lo largo del tiempo.

Sin embargo, en el 2017, el LIS colocó por primera vez un sensor de pozo (llamado “borehole” en inglés) en el Jardín Botánico Lankester (JBL), ubicado en Paraíso de Cartago.

    Este tipo de sensores de pozo tiene varias ventajas, entre ellas:

  • El registro que se obtiene está por lo general libre de vibraciones producidas en superficie, por lo que se registran directamente los sismos y microtémores, estos últimos provienen de fuentes lejanas al sitio (tránsito vehicular, oleaje, viento), por lo que contienen información valiosa de las capas superficiales del suelo.
  • Usualmente se colocan a varios metros de profundidad por lo que suele alcanzarse un nivel de roca o suelo competente, libre de efectos de amplificación.
  • Identificación del comportamiento dinámico del suelo a partir del cálculo de la función de transferencia en tiempo real. Esto permite identificar los principales modos de vibración del sitio.
  • Los registros obtenidos en profundidad son de gran utilidad para estudios como: atenuación de las ondas sísmicas, localización de eventos, obtención de registros en condición de roca, etc.

Se espera colocar otros sensores de pozo en distintos recintos de la UCR en los próximos años, de manera que se logre registrar información que permita mejorar áreas del conocimiento como: atenuación de las ondas sísmicas, amenaza sísmica, efectos de amplificación del suelo, localización de eventos, entre otros.



Ubicación de los sensores de pozo